Connect with us
Sobre el MVP NFL 2023, Russell Wilson y Anthony Bourdain

NFL en Español

MVP, Russell Wilson, Anthony Bourdain y Otros Pensamientos

1. La discusión sobre el Jugador Más Valioso de la NFL ha sido trágica este año. Trágica, porque en cada palabra expresada se pierde un poquito de inteligencia a la hora de discutir y refleja que nadie realmente sabe lo que estamos viendo en el 2023.

Luego de vencer a Philly, Dak Prescott saltó como favorito para ganar el mencionado premio, pero una semana después perdió con Buffalo y cayó en el olvido.

Esa misma semana Brock Purdy saltó a la Pole Position, en la definición de un tipo que no es ni el más valioso en su propia ofensiva, y se los dice alguien que defiende la calidad de Purdy ante los incesantes ataques a su juego.

Purdy tardó 7 días en entregar en bandeja de plata no solo 4 intercepciones a los Ravens, sino, el favoritismo del MVP a Lamar Jackson.

Me encanta Lamar. Soy un defensor de su juego ante aquellos que se tapan los ojos y luego de tantos años se reducen a decir que es solo un running back, pero aún como gran defensor, que Jackson sea ahora el favorito solo habla de que no sabemos qué hacer con este premio. Entrando a la Semana 16:

  • Hay 14 jugadores con más yardas por pase que Jackson
  • Hay 11 jugadores con más pases de touchdowns que Jackson
  • Hay 7 jugadores con mejor QBR y Rating de Pasador que Jackson
  • Hay 18 jugadores que han intentado más pases que Jackson

De ganarlo, sería uno de los MVPs más extraños de la historia, muy acorde con toda la temporada 2023, la cual ha carecido de sentido ante mis ojos.

Cuando escribí mi última columna sobre los Ravens, me enfoqué en la defensa y en el coordinador defensivo Mike Macdonald y no en Lamar Jackson y la ofensiva. ¿La razón? Era esa unidad la que estaba cargando con el éxito de Baltimore.

La defensiva de los Ravens no solo entró en un nivel élite desde la Semana 1, sino que por su accionar, ayudó a Jackson a acoplarse a su nuevo esquema y coordinador ofensivo. Hoy luce mucho más cómodo tras casi 4 meses de entendimiento con Todd Monken.

Ahora, Lamar es un tipo complicado de discutir, pues, es un error hacerlo exclusivamente con su juego por pase. Por ejemplo, solo ante los Rams y por necesidad lanzó más de 300 yardas, pero esta temporada, aun así, sumándole las yardas terrestres, sus números no son tan imponentes.

Ante San Francisco, por ejemplo, tuvo 297 yardas totales, ante Jacksonville 268 y ante los Chargers 216.

Todos esos son partidos en los que Lamar Jackson jugó bien, pero fue la defensiva la protagonista y artífice de la victoria.

Y ojo, no hay nada malo en ello. De hecho, si eres un aficionado de los Ravens leyendo esto con molestia porque no se le da el crédito de MVP a Jackson, estás viendo el tema de manera equivocada.

Baltimore es un equipo que está ganando con football complementario, que es el signo número uno de un contendiente absoluto al Super Bowl. De hecho, luego de lo visto en San Francisco, no hay nadie que lo esté haciendo mejor.

Estas palabras son solo para ejemplificar lo absurda que es la conversación de MVP esta temporada.

Luego de varios días viendo football americano sin grabar Podcast y sin escribir, llegué a la conclusión de que nos estamos volviendo más cavernícolas a la hora de tener esta conversación.

– Hay exceso de programas de TV (especialmente en Estados Unidos) que forman la opinión pública a punta de contradicciones, pues, una semana piensan esto y la otra algo distinto, basado en lo que acaban de ver. Lo último que vi es lo mejor o en su defecto, lo peor.

– La conversación de MVP ha ganado una discusión mucho más importante de lo que debería. Es un premio individual en un deporte colectivo, en el que se necesitan muuuuchas cosas para ganar.

Es algo como las peleas del balón de oro en el fútbol. Son premios individuales que, en lugar de ayudar a incrementar el valor de un jugador ante los ojos del mundo, lo que sirve es como munición para discusiones sin sentido en redes sociales entre bandos opuestos que nunca vas a mover de su posición.

Y soy presa de esta discusión (de MVP) en hormonas de crecimiento, puesto a que estoy escribiendo también sobre esto. Hipócrita.

– El hecho de que la conversación del MVP se limite a los mariscales de campo aumenta el margen de error y seguramente ayuda a que nos equivoquemos sobre quien es el mejor jugador de la NFL en la temporada X.

Que Lamar Jackson sea el favorito es el ejemplo más puro que les puedo dar. Jackson no es la razón por la que los Ravens están ganando partidos y tampoco ha sido el mejor jugador de la NFL en el año.

Sin embargo, porque ahuevo hay que dárselo a un mariscal de campo y es lo último que vimos brillar, de cierta manera, salta como el favorito. Es como cuando estás armando un Lego y te falta una pieza, pues, vas y buscas en otro Lego una parecida y haces todo lo posible para que encaje. Sabes que no va a ahí, pero lo vas a forzar de todas maneras.

– Por último, no es buena idea que la conversación esté tan arraigada a las líneas de apuestas y se los dice alguien que ha utilizado apuestas futuras de referencia por años.

Sin embargo, al ser legal las apuestas en muchos estados en los Estados Unidos, todo el mundo se dirige a estas casas para formar opiniones sin llegar a pensar si realmente ese es el camino.

Las casas de apuestas son dueños del bus de las conversaciones en los deportes y ellos dirigen hacia donde vamos. Del todo no creo que eso sea una buena idea, pues, nos limita a pensar por sí mismos.

Ahora, para aquellos que están leyendo esto y seguramente se preguntarán, bueno Alonzo, mucha queja, pero ¿quién realmente debería ganar el premio?

Pues, el mejor jugador de este año en mis ojos ha sido Christian McCaffrey y sus 1932 yardas y 21 touchdowns entrando a la Semana 17.

Todavía me duele la tragedia de no darle el MVP a Cooper Kupp en el 2021, cuando realmente fue el mejor jugador de toda la NFL ese año (incluyendo playoffs).

Desafortunadamente, me parece CMC tendrá el mismo desenlace.

2. Hay muchos atacando o defendiendo a Sean Payton, entrenador de los Broncos por tomar la decisión de enviar al banco a Russell Wilson en el cierre de la temporada.

El movimiento es claramente 90% económico y 10% deportivo. Denver tiene una chance mínima de llegar a playoffs, por lo que de jugar Wilson y lesionarse los Broncos deberán pagarle $37 Millones por garantía de lesión.

Hasta ahí todo bien.

Pero luego saltaron algunos defensores de Wilson expresando su molestia por este movimiento que hasta cierto punto se sintió abrupto por el momento de la temporada en el que sucedió.

Se habla de irrespeto a Russell, quien fuera del campo y dentro, ha sido un mariscal de campo ejemplar, pero que nunca llegó al nivel de la crema de la NFL, a pesar de que él se veía de tal manera y el cheque de cada mes así lo reflejaba.

La parte clave de este movimiento se refleja desde la temporada baja, cuando Sean Payton fue nombrado el entrenador en jefe. Payton no tardó un minuto en aclarar que todos los beneficios que recibió Wilson de parte de Nathaniel Hackett y el régimen anterior llegarían a su fin.

Payton hizo este movimiento tratando de cambiar la cultura tan infestada que llevan los Broncos, pero también dejó claro que Wilson no era el mariscal de campo que él quería para ejecutar su ofensiva.

Sean estaba acostumbrado a un tipo cerebral de bolsillo como Drew Brees, Wilson no tiene nada del estilo de Bress, con excepción de su pequeño tamaño.

Una vez esto claro, Payton habló con la gerencia de los Broncos, conociendo el complejo contrato de Wilson y manifestó que le daría una oportunidad a la ofensiva con Russell bajo centro, pero que, si después de un año no había un cambio sustancial, habría conversaciones incómodas.

Russell Wilson mejoró. Eso es innegable.

2022 | 3524 yardas | 16 TDs | 11 INT | 84.4 RTG | 38.7 QBR

2023 | 3070 yardas | 26 TDs | 8 INT | 98.0 RTG | 50.6 QBR

Pero es que el año 2022 fue tan pobre, que cualquier mejoría luciría sustancial en comparación con el pobre año de la mano de Hackett. Sin embargo, esa mejoría no es suficiente para lo que cobra Wilson y en eso se resume todo.

Para aquellos que se sienten heridos por la manera en que Wilson ha sido tratado en Denver, no lo estén.

En las grandes palabras de Don Draper: “Para eso es el dinero”

A Wilson le dieron las gracias con un equivalente de $124 Millones, para ser exactos.

3. Tuve la EPL en TV en su particular y famoso Boxing Day durante el 26 de diciembre. Digo que la tuve en el TV porque no puedo decir con certeza que la estaba viendo.

Si bien la Premier League se me hace la mejor liga del mundo, hago esta afirmación de una manera muy ligera, tomando en cuenta que cada vez veo menos deportes. ¿Para qué voy a mentir?

La única razón por la que traigo esto en conversación es porque creo que la EPL desperdicia uno de los días más importantes en su liga durante el año.

Durante el Boxing Day todo el mundo está en casa viendo sus partidos. No hay más ligas, no hay miradas que compartir.

Sería un buen movimiento de negocio colocar los mejores partidos del año en esa fecha, en donde los equipos del Big Six (City, Liverpool, Arsenal, Man United, Chelsea y Tottenham) se enfrenten entre sí y a diferentes horas.

Un movimiento de estos sería un atractivo desde el punto de vista del marketing como del económico para la liga, y dominaría sin lugar a dudas la conversación en redes sociales.

La NFL ya lo hubiese hecho, si pudiese.

La EPL está desperdiciando un golpe de autoridad en Boxing Day.

4. Por último, anoche mientras estaba en mi TV el Jets vs Browns, mi atención estaba completamente en la tablet y en el documental Roadrunner: A Film About Anthony Bourdain, que salió en el 2021 y que está en este momento en Star+.

Anthony Bourdain doc

Bourdain es un quasi-héroe ante mis ojos, por la manera en que describía sus viajes alrededor del mundo.

Siempre pensé que tenía el mejor trabajo del planeta y seguramente no estoy solo en esta afirmación.

Pero el documental me dejó la idea de que el único que siempre estuvo solo fue él. Lo poco que vemos de las personas a pesar del posible éxito en sus carreras puede llegar a ser alarmante.

Cada día me doy más cuenta de que la mayoría estamos quebrados y solo algunos pocos están contentos y satisfechos con su estilo de vida. Razones de esto hay millones, de todos los colores y almacenes y almacenes de donde elegir.

Sabrán basado en el episodio de Podcast que grabé el 11 de diciembre que, pese al éxito, independientemente del ámbito en la vida o de que tan grande, mediano o pequeño sea el sueño que habremos alcanzado, algunos vivimos en un estado de insatisfacción por el que otros matarían. Se siente hasta malagradecido, pero no es un sentimiento que te puedes sacudir, aunque quisieras.

Siempre he pensado que uno se fija una meta en el tope de la montaña y entre más alta sea esa meta, más solitario vas a estar cuando llegues ahí.

Vas a sentir una satisfacción enorme cuando llegues. Vas a contemplar lo logrado estilo Thanos cuando logró su complejo y controversial plan, pero una vez terminas tienes que bajar de esta montaña, y en muchas ocasiones en ese trayecto hacia abajo te topas con los cuerpos (hablo figurativamente) de las personas (amigos, novias, esposas, familiares) que sacrificaste para alcanzarla.  

Te llegas a preguntar si todo esto valió la pena.

En mi caso en particular, he estado en 7 Super Bowls. Uno sería gula. No existe palabra para 7. Y así otros tantos eventos muy particulares que podrían parecer un sueño.

Pero hoy es el día en el que pensar que tengo que ir a Las Vegas a observar otro Super Bowl, para contar una historia que ya no me apasiona, más bien me ha generado una tormenta en mi cabeza en los últimos meses. Vaya drama.

Viendo como Bourdain viajaba de lugar exótico en lugar exótico, conociendo gente impresionante en su travesía, solo me preguntaba como alguien se podría cansar de eso. Como seguramente ustedes se preguntan como yo me podría cansar de ver football americano u algún otro deporte.

Sin embargo, me sentí muy identificado con el documental. Separando que el tipo tenía miles de millones en el banco y yo no tanto. Pero es que, a la hora de la hora, el éxito y el dinero tienen un valor finito.

Mi recomendación es que vean el documental si tienen tiempo. No puedo prometerles que tendrá el mismo impacto que tuvo en mí. La verdad es que escribo porque me siento en un estado vulnerable últimamente. Seguramente deprimido y aunque expreso esto sin buscar empatía, solo lo hago a manera de sinceridad y ejercicio de catarsis.

El suicidio de Bourdain me hizo pensar en lo deprimido y solo que se sentía a pesar de contar con el mundo a sus pies.

Spoiler. Anthony toma la decisión de quitarse la vida luego de que su pareja Asia Argento empieza a salir con otro tipo unas semanas antes.

En el documental se ve como semanas antes del evento y cuando están grabando un episodio en Hong Kong, Bourdain se encuentra absolutamente pleno y feliz a su lado. El tipo está enamorado y a todas luces en lo más alto de su vida emocional.

Viendo sus programas por años siempre noté que, a pesar de su amabilidad, había una persona bastante llena de demonios, a los cuales podía controlar, pero que claramente lo iban agotando con el pasar de los años.

Es complicado.

Es como si Bourdain hubiese vivido en la segunda planta de hotel toda su vida, rodeado de sus demonios internos. Ahí los manejaba y los controlaba, pero sabía que si quería escapar lanzándose desde esa segunda planta no lograría quitarse la vida. Acabaría quebrado, golpeado y con serios daños, pero no sería suficiente para morir.

Ahí podía vivir y, de hecho, en ese estado vivió por años.

Cuando conoció a Asia, su punto más alto de la felicidad lo llevó hasta el piso número 20 de ese hotel. Su ánimo más alto, fue tan alto, que, a la hora de escapar de esos demonios tan acosadores, no encontró otra salida que lanzarse del balcón.

Pero como estaba tan arriba, el bajón súbito acabó con su vida. La interpretación es metafórica, pero es lo mejor que puedo hacer para explicarles desde mi sillón lo que entiendo de su sentir.

Me disculpo por el atrevimiento de estas palabras.

Para aquellos que están jóvenes y buscan el éxito en sus carreras de manera despiadada, no les estoy tratando de frenar sus sueños. Solo les digo que lo hagan con balance y sin sacrificar a las personas que los rodean. No vale de nada el éxito si no tienes a nadie que abrazar cuando llegas a la meta.

Intentaré seguir escribiendo por semana, aunque no prometo nada. Esta purga disfrazada de letras va y viene como estado de ánimo.

Gracias por leer.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Written By

Enero del 2014, Denver, estadio Mile High. Recién corrieron unos minutos tras la clasificación los Broncos al Super Bowl 48, perdido en el estadio -algo que me pasa a menudo- me encontré en un pasillo aislado frente a frente con una leyenda viviente de la liga. 'Buen juego', le dije sin pensar mucho, 'Gracias' respondió el 18 mientras extendió su mano para saludarme. Una gran anécdota, pero de inmediato entendí que la suerte estaba echada para los Broncos. Acabé con la suerte del gran Peyton Manning.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Leído

Andy Reid campeon Super Bowl 58 Andy Reid campeon Super Bowl 58

La Formación de los Bi-Campeones Chiefs y Otros Pensamientos del Super Bowl LVIII

NFL en Español

Patrick Mahomes dibujo Patrick Mahomes dibujo

Odio a Patrick Mahomes y Otros Pensamientos

NFL en Español

Pensamientos-Jim-Harbaugh-Pete-carroll-BB Pensamientos-Jim-Harbaugh-Pete-carroll-BB

Un Carrusel Para la Historia y otros Pensamientos de NFL

NFL en Español

kyle hamilton ravens vs seahawks kyle hamilton ravens vs seahawks

Mike Macdonald Tiene la Defensa de los Ravens En Lo Más Alto

NFL en Español

Facebook

Advertisement
Connect